Uno de los efectos más perjudiciales de un desastre para su tierra es la erosión del suelo. Bajo circunstancias normales, las raíces ayudan a estabilizar el suelo, mientras que los tallos y las hojas detienen el flujo de agua hacia abajo, lo que otorga tiempo para que esta se absorba o humedezca el suelo. Estas funciones protectoras pueden verse comprometidas seriamente o incluso eliminarse a causa de un incendio. Después de un incendio, aumenta considerablemente el potencial de inundaciones, flujos de escombros y erosión. Afortunadamente, existen diversas medidas que puede tomar para proteger su hogar o negocio de estos efectos perjudiciales.

USGS

Flujos de escombros: https://landslides.usgs.gov/hazards/postfire_debrisflow/ (en inglés)